Home

Diario YA


 

Cómo elegir el mejor televisor

Después de un arduo día fuera de casa, nada mejor que poder llegar a descansar y ver una buena película o serie favorita. Esto nos lleva a que todos necesitamos un buen televisor en nuestras vidas. Pero el problema es que con tantas opciones últimamente realmente no sabemos qué debemos elegir y cuál se adapta mejor a nuestras necesidades. Por eso en la web de mejortelevisor.net encontrarás comparativas entre los mejores modelos y tamaños para que puedas elegir el que más te gusta.
Actualmente existen televisores de diversos tipos, tenemos los televisores LED que salieron al mercado hace tiempo y nos mostraron la importancia de una pantalla plana. También están los televisores OLED, los Smart TV y los televisores 4K. Para elegir correctamente cual televisor se adapta a ti, tienes que tomar en cuenta el precio, tamaño del mismo. Su resolución, accesorios y funciones.
Los precios de los televisores han bajado mucho en los últimos 3 a 5 años, y en este momento, con menos de mil dólares comprarás un magnífico televisor inteligente 4K de 42 pulgadas, de primera línea, cargado con casi todas las campanas y silbido posible. Gasta más y podrás llevarte a casa lo mismo, pero a 65 o 75 pulgadas y con todas las funciones bajo el sol.
Los televisores que tienen mayor costo actualmente, te permitirán disfrutar de colores más profundos, mejor contraste y funciones únicas que solo ellos pueden darte. Y, principalmente, mientras más costoso es un televisor, su pantalla será mucho más grande. Esto aplica sobre todo cuando tu elección es la de un televisor 4K. Estos tienen que tener un tamaño adecuando para que puedas disfrutar de dicha resolución.  Honestamente, un televisor 4Kpequeño no vale la pena a menos que sea para un tipo de uso específico.
Las opciones de montaje de TV más nuevas te permiten colocar tu TV al ras de la pared (como una pegatina) o sobre la chimenea con los últimos soportes aptos para chimeneas que son realmente inteligentes. El efecto final es un televisor que ocupa menos espacio, parece más pequeño y es menos intrusivo. Pero, debes tener en cuenta que un televisor de 65 pulgadas tiene más del doble de espacio en pantalla que un televisor de 42 pulgadas. Puedes convertir tu televisor en un estudio de cine si lo llevas a 65 o 75 pulgadas. Y no olvides que las pantallas de televisión se miden en diagonal, de esquina a esquina.
Otro punto importante a tomar en cuenta es elegir entre un televisor LED o un televisor OLED. Aunque OLED gana el concurso de imágenes, un buen televisor LED 4K todavía ofrece una experiencia de visualización espectacular, y los buenos vienen con las mismas funciones de televisión inteligente que se encuentran en los televisores OLED. Por otra parte, los televisores LED 4K cuestan menos que los televisores OLED.
A diferencia de los televisores OLED, los LED están retroiluminados, lo que significa que una luz brilla a través de un panel de cristales para crear la imagen. Los televisores OLED no tienen retroiluminación, perro cuentan con una imagen que cubre alrededor de 8.847.360 píxeles en total, lo cual hace que se encienda y apague y se ajuste por sí solo. El resultado es una imagen muy superior y más realista.
También los televisores LED como los OLED funcionan bien en todas las condiciones de iluminación, pero a diferencia de los televisores OLED, los LED son ideales para espacios bien iluminados y se pueden hacer aún más brillantes para habitaciones soleadas de Florida. OLED es espectacular en habitaciones con poca luz.
Dado que los televisores LED no pueden oscurecerse por completo, los detalles de las sombras sufren. Con OLED, los colores resaltan, el negro es verdadero negro (que es enorme) y el contraste y los detalles de las sombras son fieles a la realidad. Es importante destacar, que cuanto más profundos sean los negros, mejor será el contraste.
Podrás ver que los televisores LED como los OLED son delgados, pero los OLED son más delgados. Podrás conseguir que algunos televisores LED tienen un grosor de 1/4 de pulgada, pero algunos televisores OLED son tan delgados como un par de tarjetas de crédito. Los televisores LED de gama baja a menudo tienen problemas de ángulo de visión, por lo que debes sentarte directamente frente al televisor para ver la mejor imagen.