Principal

Diario YA


 

UNA “AMABLE LICENCIA” CORREGIDA, Y DISCULPADA

¿José Antonio y Ledesma Ramos de derechas?

Manuel Parra Celaya. Algunos domingos suelo leer el ABC, y no por coincidir necesariamente con la línea editorial de Vocento, sino por la calidad de alguna de las colaboraciones y por contrastar la información con la que ofrecen otros medios. Suelo detenerme en “la tercera”, normalmente bien escrita y en profundidad, aunque discrepe de la opinión vertida; sobre todo, no me pierdo en la revista “El Semanal”, que acompaña al diario, el artículo de mi admirado Arturo Pérez-Reverte y la enjundia de la sección “Animales de compañía”, del no menos admirado Juan Manuel de Prada.

la deconstrucción de esa superestructura odiada abarca la religión y la moral

FRANCO: EL SEÑUELO

Manuel Parra Celaya. Se ha convertido en un tópico, y así lo registra la vox populi, afirmar que el antifranquismo frenético y visceral del Gobierno y de la nueva izquierda en general es una cortina de humo para distraer a la opinión pública de otros problemas más perentorios y de más difícil alance y solución. Apuntemos, de entrada, que las maniobras no apuntan solo a ese franquismo redivivo, sino que el alcance de las memorias democráticas abarca toda la historia de España, por lo que no es extraña la adhesión al proyecto de toda la gama de separatismos.

en marruecos y la otan

La bandera de España CABEZA ABAJO

Manuel Parra Celaya. A simple vista, parece que debe obedecer a algún ritual, cuyo profundo simbolismo se nos escapa a los no iniciados. La evidencia es que, por dos veces separadas por un pequeño espacio temporal, la bandera española ha aparecido boca abajo, quiero decir con el escudo invertido. La primera ocasión fue cuando el besamanos humillante al Rey de Marruecos, tras haber virado nuestro Ejecutivo 180 grados con respecto al tema del Sahara; la segunda, con ocasión de la apertura de la cumbre de la OTAN en Madrid. En las dos ocasiones, el protagonista es Pedro Sánchez, diz que Presidente del Gobierno español.

BARRA LIBRE y la “Nort American Man-Boy Love Association”

Manuel Parra Celaya. La movida mediática y partidista organizada sobre la imputación de la señora Mónica Oltra por tapar, presuntamente, las actividades de su exmarido con una menor acogida a un centro de la Generalidad valenciana me ha llevado a darle vueltas a otros temas que acaso no guardan relación con el hecho mencionado, pero sí lo rozan tangencialmente por lo menos; relacionando ideas, he echado mano de mis biblioteca y hemeroteca particulares para entresacar algunos datos históricos relativos a un posible “nuevo derecho”, llamado eufemísticamente “intimidad intergeneracional”, vulgo pederastia. Todo ello, por supuesto, sin tratar de vincular a la vicepresidenta valenciana, dimitida o cesada, con estas cuestiones que me han venido a la mente acaso de un modo caprichoso.

TE MANDARÉ A MIS ABOGADOS

Manuel Parra Celaya. Parece que se van apagando los ecos, a Dios gracias, del juicio entre Amber Heard y Johnny Deep, y ahora está en el candelero la separación entre Piqué y Shakira, para uso y disfruto de las marujas y marujos (de todo hay). La resonancia de esta segunda noticia no ha alcanzado, sin embargo, la de la primera, que por algo somos una especie de colonia del amigo americano, puesto al volante de la Globalización inmisericorde. Francamente, ambos temas me importan un pito; ni soy lector de la prensa del corazón ni especial fan de Piratas del Caribe, que considero una parodia tecnificada de aquellas películas de verdaderos piratas que llenaron la imaginación en mi infancia. Pero me fijé en el caso Deep-Heard por la implicación ideológica que contenía: nada menos que el #Me too, buque insignia del Feminismo Radical. Hace poco, también me interesé por el caso de Plácido Domingo, pero con el añadido de mi admiración del gran tenor.

PEQUEÑA REFLEXIÓN VERANIEGA

Nuestro defecto nacional más destacado no es la envidia, como han sostenido sesudos varones, sino la dejadez

MANUEL PARRA CELAYA.  He llegado a la conclusión de que nuestro defecto nacional más destacado no es la envidia, como han sostenido sesudos varones, sino la dejadez. Dejadez aplicada, especialmente, a nuestro patrimonio nacional; me consta que no soy original en esta idea, pero abundo en ella con toda rotundidad. De este modo, los aviesos propósitos de la Memoria Democrática de Pedro Sánchez, que se refieren obsesiva y morbosamente al período histórico del franquismo, ese que debe ser silenciado, manipulado o tergiversado, encuentran fácil acomodo es una sociedad que se desinteresa de todo aquello que considera vetusto, carente de rabiosa actualidad e “inútil” para obtener réditos de él. ¿No te has sobrecogido nunca, amigo lector, cuando te has encontrado con un edificio en ruinas que antaño debió ser palacio o iglesia, convento o fortín, en todo caso, escenario de nuestra historia?

PRUEBAS DE SELECTVIDAD: (POLÍTICA-FICCIÓN)

Manuel Parra Celaya. Miles de estudiantes españoles -se supone que con el Bachillerato aprobado- se han enfrentado en estos días pasados a los exámenes de Selectividad, me imagino que la mayoría con los nervios a flor de piel e intentado adivinar las ocurrencias que las autoridades educativas, nacionales y autonómicas, han decidido presentarles como hito indispensable para su acceso a la Universidad. Cuando ejercía de profesor y de tutor de 2º de Bachillerato, los acompañaba en su nerviosismo e intentaba, en la medida de lo posible, tranquilizarlos y animarlos, aun a las puertas del aula de examen; no dejaba de acordarme de los diferentes y progresivos retos de este tipo que hube de superar en mi vida estudiantil: pruebas de Ingreso a los 10 años, Revalida de 4º, Reválida de 6º, Preu, Tesina de Licenciatura, Oposiciones, Tesis de Doctorado… Esta carrera de obstáculos pondría los pelos como escarpias a muchos alumnos de hoy, pero…eran otros tiempos. Aseguro, no obstante, que sobreviví sin la menor secuela o trastorno posterior.

CREO EN LA HISTORIA

La Ley de Memoria Democrática constituye un grave atentado a la libertad de pensamiento

Manuel Parra Celaya. Tomo prestado el título de este artículo de un soberbio verso del poeta Daniel Pato Movilla (1922-2010) y, con él y muchos otros de todos los tiempos, abarco en esta creencia toda la dilatada trayectoria de este gran proyecto de convivencia -con sus encuentros y desencuentros- llamado España. Proyecto que, todo hay que decirlo, sospecho que ahora está en vilo por obra del actual Gobierno y de sus aliados. Mi creencia en la historia -la real, no la manipulada- se fundamenta en que es cúmulo de causas y efectos, ejemplo permanente de lo que se hizo bien y de lo que se erró, expresión de lo más sublime y de lo más denigrante de algunos de sus protagonistas, como seres humanos que eran; por lo tanto, ejemplo palpable, referente y lección para nuevas generaciones. A lo mejor, por eso está empeñada la actual Ley de Educación en que los españoles no conozcan su historia o la conozcan deformada.

la publicación ofensiva para nuestra Historia y nuestro Ejército ya ha sido retirada

CIERTOS ERAN LOS TOROS…

MANUEL PARRA CELAYA.  Reconozco que me equivoqué. Me permití dudar de la veracidad de una noticia publicada tan solo en un medio digital, y, en consecuencia, así me expresé en mi artículo titulado “No me lo creí” (5 de junio de 2022). Previamente, había desestimado unas líneas trazadas, en caliente, ante las primeras informaciones, que titulaba significativamente, “¿Tú también, hijo mío?”, en referencia a las palabras que pronunció Julio César cuando distinguió a su propio hijo entre sus asesinos. Lo cierto es que el cambio de artículo y de tono me vinieron dados porque me apresuré a intentar confirmar esa noticia por medio de fuentes que consideré fidedignas; ahora pienso que esas fuentes eran tan o más ingenuas que un servidor, y en ningún momento he dudado de su buena fe; pero, en todo caso, andaban erradas. Como yo, repito.

SEXUALIDAD PERVERTIDA

MANUEL PARRA CELAYA. Evoco con cierta nostalgia aquellas películas de Manuel Summers que ahora serían imposibles: “Del rosa al amarillo” y “Adiós, cigüeña, adiós”, ambas separadas entre sí por unos diez años. En su día, llegaron a escandalizar a algunos bien pensantes y, actualmente, serían objeto de burla y de rotundo rechazo. ¿Cómo compaginar el humor fino, la ternura y el tacto exquisito con que el cineasta enfocaba el despertar del amor y de la sexualidad en la pubertad con la cruda y aberrante realidad actual de violaciones en masa, cuyas víctimas y agresores son a veces apenas adolescentes? ¿Cómo podía hoy tener éxito el enfoque de Summers cuando los supuestos violadores son recibidos con aplausos al salir de los juzgados?